lunes, 19 de julio de 2010

Esencias Florales

LAS ESENCIAS DE EDWARD BACH.

Las esencias florales son preparados vibracionales que conservan la cualidad energética de una flor determinada.
Constituyen profundos medios de transformación de los seres humanos, al permitirnos incorporar cualidades armónicas a nuestro ser, que se convierten en facilitadores de nuestro crecimiento personal integral.

Sus orígenes se remontan a la antigua China.
De Occidente sólo hay breves menciones en los relatos sobre los antiguos filósofos como Platón y Sócrates, quienes en sus días de meditación buscaban, el roció que estaba sobre los pétalos de las flores, alivio para los estados emocionales de desequilibrio. Pero sólo hasta nuestro siglo, el doctor Edward Bach organizó y constituyó un nuevo sistema terapéutico fundamentado en esencias de flores.

EDWARD BACH.

Nació en Monseley, cerca de Birmingham, en septiembre de 1886, y ya desde niño mostró un gran amor por la naturaleza y todos sus ocupantes (seres humanos, plantas, animales, etc.).

Bach inicia sus estudios a los 20 años de edad, en la Universidad de Birmingham. Desde sus épocas de estudiante, nota que le interesan más los enfermos que los males que padecen. Cree que el cuerpo padece enfermedades como causa de sus estados emocionales. Ve, además, cómo en los pacientes que muestran interés por mejorarse, la salud se restablece más fácil y rápidamente que en aquellos que no lo hacen. Llega a la conclusión de que es necesario tratar el estado de ánimo del paciente, para que su enfermedad desaparezca.

En 1914, obtiene un postgrado en Salud Pública.

Bach ya tenía en su interior definido que el sistema para tratar enfermedades debía ser suave, sencillo, agradable, libre de efectos adversos y dirigidos al paciente y no a su enfermedad.

En 1917, sufre una hemorragia importante y es intervenido de urgencia. Le diagnostican que no le queda más de tres meses de vida y decide dedicarse todo el tiempo a investigar en su laboratorio.
Su motivación por encontrar lo que era su misión el la Tierra, y la posibilidad de morir sin haberla logrado, lo llevan a trabajar en la búsqueda de un sistema de ayuda a los demás, motivado por su gran amor y capacidad de entrega. Esto le permite recuperar plenamente la salud. Nota cómo la actitud decidida por un propósito noble, y el amor puesto en él, fueron las claves que le devolvieron su salud integral (mental, espiritual y física).
Al ingresar como bacteriólogo en el Hospital Homeopático de Londres, ve con recelo la obra de Hahnemann: "El Organón" y encuentra a alguien que opina que no se debe tratar la enfermedad sino al paciente. Bach encuentra entonces que sus ideas ya habían sido trabajadas y comprobadas por otro y utiliza para sus vacunas el método homeopático creando vacunas orales, lo que disminuye las molestias de su aplicación, sin mermar su eficacia.
Bach va descubriendo en sí mismo una marcada sensibilidad que lo lleva a encontrarse con diferentes plantas y en especial con flores silvestres. Al tenerlas cerca, puede sentir sus efectos, y el nivel en donde actúan.
Encuentra el sistema de colocar las flores recién cortadas dentro de un recipiente con agua de un arroyo cercano y dejarlas al sol durante unas horas. Observa que las gotas del roció que se posaban sobre los pétalos de las flores conservaban la vibración de éstas. Piensa que si el agua es capaz de mantener esa vibración, al administrar ese agua a un paciente, la vibración floral puede transmitírsele.
Utilizó el alcohol en la mezcla puesto que conservaba y estabilizaba mejor la solución preparada.
Dedica 4 años a su investigación en el campo, y encuentra 38 flores que conformarían su sistema.

Bach decía que todos somos producto de la misma fuente que él llamaba "amor", y que por tanto todos constituimos manifestaciones de él. Que venimos a la Tierra con esa chispa divina en nuestro interior (Yo Superior). Que el ser interior o alma viene a cumplir una misión especial en el planeta y que si nuestra personalidad no sigue los impulsos emanados por nuestra alma, se presenta un conflicto y se manifiesta como un síntoma emocional en desequilibrio. Si éste último continua, da como resultado manifestaciones físicas. Por tanto, si se trata la última manifestación, sólo se logra corregir los efectos sin ir a las causas, las cuales están en la energía. La enfermedad es, según Bach, inmaterial en su origen. Para él, existen dos errores posibles: la disociación entre nuestra alma y nuestra personalidad; y la crueldad o el mal frente a los demás (ya que van contra la unidad, teniendo en cuenta, que todos somos partes de esa misma unidad).
Bach se dio cuenta de que el ser humano se enfermaba de siete formas básicas:
EL ORGULLO; la CRUELDAD; el ODIO; el EGOÍSMO; la IGNORANCIA; la INESTABILIDAD y la CODICIA.
CLASIFICACIÓN DE LAS FLORES.
Se dividen en 7 grupos:
I. PARA EL MIEDO - 5
ROCK ROSE, MIMULUS, CHERRY PLUM, ASPEN, RED CHESNUT.
II. PARA LA INCERTIDUMBRE - 6
CERATO, SCLERANTHUS, GENTIAN, GORSE, HORNBEAM, WILD OAT.
III. FALTA DE INTERÉS EN LAS ACTUALES CIRCUSTANCIAS - 7
CLEMATIS, HONEYSUCKLE, WILD ROSE, OLIVE, WHITE CHESNUT, MUSTARD, CHESNUT BUD.
IV. PARA LA SOLEDAD - 3
WATER VIOLET, IMPATIENS, HEATHER.
V. SUSCEPTIBLES A INFLUENCIAS E IDEAS AJENAS - 4
AGRIMONY, CENTAURY, WALNUT, HOLLY.

VI. DESÁNIMO Y DESESPERACIÓN - 8
LARCH, PINE, ELM, SWEET CHESNUT, STAR OF BETHLEHEM, WILLOW, OAK, CRAB APPLE.
VII. PREOCUPACIÓN EXCESIVA POR EL BIENESTAR DE LOS DEMÁS - 5
CHICORY, VERBAIN, VINE, BEECH, ROCK WATER.
MEDICINA FLORAL.

Se puede denominar Medicina Floral al sistema terapéutico descrito por Edwar Bach, que utiliza las esencias florales como medicamentos.
Este sistema terapéutico está incluido dentro de las llamadas Medicinas Vibracionales, junto a la cromoterapia, la gemoterapia y la musicoterapia, entre otras.
Todos estos sistemas, junto con otros como la acupuntura, la homotoxicología, las reflexoterapias..., conforman el gran grupo de Medicinas Alternativas, aunque el término no es del todo correcto, pues la medicina es una sola y sólo posee diversos sistemas diagnósticos y terapéuticos.
La Terapia Floral ha sido reconocida desde 1976 por la OMS como un sistema útil.
LA FLOR Y SU ESENCIA.
La flor es un regalo del universo; es una manifestación del amor de la naturaleza, que podemos ver, oler, palpar, gustar y sentir. Es, botánicamente hablando, el órgano reproductor de las plantas angioespermas, la transformación máxima de las hojas.

Vibracionalmente hablando, se define la flor en plena floración, como la manifestación máxima de la energía de la planta.
La flor posee un campo energético débil. Cada flor tiene su campo vibracional particular, que posee una cualidad única. Es, así mismo, la parte de mayor temperatura de la planta. Por tal característica, es útil para ser utilizada en los animales de sangre caliente, entre ellos, los humanos.
La flor tiene características de una antena de energía que recibe constantemente las energías del cosmos y las energías de la Tierra.
La flor recibe entonces constantemente estos dos tipos de energía fundamentales (Ying-Yang), y de su conjunción y equilibrio mantiene una energía propia. Esta energía posee cualidades que pueden ser transferidas al agua en el método de preparación de la esencia.
La "cualidad" que la flor obtiene al armonizar, en sí misma las dos energías puede ser transferida a un "ser vivo", y este ser la podrá integrar y adoptarla como propia.
MECANISMOS DE ACCIÓN.
La flor posee una cualidad que está dada por la conformación electromagnética y lumínica armónica de sus partículas, que al entrar en contacto con un campo energético en desarmonía, es capaz de armonizarlo.
Al producir transformaciones de armonización de los campos electromagnéticos débiles humanos, y transformar las redes sutiles disarmónicas en flujos constantes y uniformes de energía, se evidencian efectos importantes en los estados emocionales de los humanos y animales, que pueden producir, cambios en el sistema inmune y en toda la materia densa (mejorando procesos orgánicos).
La esencia floral, una vez incorporada en el cuerpo, entra en contacto con el cuerpo energético del paciente y viaja por él a través de los meridianos de acupuntura y se dirige a los chakras y órganos energéticos.

La flor va haciendo su trabajo de forma lenta y pausada, un efecto silencioso, tanto que el paciente, luego de un tiempo, supone que esa característica armónica de su ser es propia y no atribuye a la flor su efecto. Con frecuencia, los pacientes refieren, luego de un tiempo de toma de la esencia floral, no haber "sentido" efectos importantes atribuibles a la flor.
Al ser un medicamento energético, la dosis va a estar dada por el número de veces y la forma en que se administre, por lo que aumentando el número de veces, se lograrán resultados más rápidos, sin que eso signifique que sea mejor dar demasiadas veces al día.


La información está recogida del libro "Esencias Florales: Un camino..." de Santiago Rojas Posada.
Deseo que la información os sirva para acercaros un poco más a este maravilloso mundo de las esencias florales y concretamente a las elaboradas por el gran maestro Edward Bach.
Por mi parte, agradezco a todos aquellos terapeutas que han investigado y publicado sobre terapia floral.

1 comentario:

  1. MUY INTERESANTE EL ARTÍCULO DE LAS ESENCIALES FLORALES. MERCI.

    ResponderEliminar